Skip Navigation LinksLa-polarización-entre-uribistas-y-anti-uribistas


La polarización entre uribistas y antiuribistas

La moral -la bondad o maldad de un evento- no está en el acto mismo y casi nunca depende del hecho escueto. “No existe nada bueno ni malo; es el pensamiento humano el que lo hace aparecer así”, dijo Hamlet. De esta subjetividad proviene el éxito del dilema del tren, el experimento mental que desarrolló la filósofa de la ética Philipa Root en 1967, para ‘jugar’ con conjeturas irrealizables. Esta nota gira alrededor del dilema del tren y de Álvaro Uribe, ángel y demonio permanente en la escena política colombiana reciente.

El dilema del tren es un recurso de la imaginación que, mediante la generación de circunstancias ficticias, nos permite especular sobre la bondad o maldad de ciertas acciones en situaciones hipotéticas. Miremos las dos variaciones más comunes de este juego mental, en las cuales una locomotora corre descontrolada por una vía donde trabajan cinco obreros quienes, ignorantes de la amenaza, morirán inevitablemente.  

En el primer escenario, usted está en una cabina desde la cual, accionando un botón, desviará el tren hacia otra carrilera, en la que labora solo un obrero quien, por supuesto, perderá la vida a cambio de la de los otros cinco operarios. ¿Oprimiría usted el botón? En un estudio de Harvard, nueve de cada diez interrogados contestaron afirmativamente pues así se salvarían cuatro vidas.

En el segundo escenario, usted está en un puente peatonal, por debajo del cual pasará la misma locomotora, y allí también se encuentra un obeso descomunal cuyo enorme peso sería suficiente para detener la máquina o descarrilarla. ¿Empujaría usted al gordo? A pesar de que el canje de vidas es idéntico (un muerto versus cinco sobrevivientes) esta vez solo una de cada diez personas dijo que sí lo haría.

¿Qué tiene que ver esto con Álvaro Uribe, cuyos devotos seguidores lo adoran mientras que sus acérrimos detractores lo abominan? No hay aguas tibias ni opiniones intermedios alrededor de este político. Repasemos primero un poco de historia.

Cada año, entre 1999 y 2002, ocurrieron en Colombia, centena más, centena menos, 28.000 asesinatos y 3.000 secuestros. Después del primer gobierno de Uribe estas cifras descendieron, entre 2007 y 2010, a 16.500 asesinatos y 390 secuestros, también promedios anuales. Esto significa que, en los cuatrienios comparados (2007-2010 contra 1999-2002), 46.000 personas (11.500 anuales) no perdieron su vida en asesinatos y 6.440 (1.610 anuales) no perdieron su libertad.      

No todas las noticias alrededor del líder antioqueño son positivas. Para promover la efectividad de las acciones que combatían a guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y demás delincuentes, el gobierno creó unos premios por ‘bandido controlado’ que fuera ultimado en combate o capturado. Estos incentivos se salieron de control y llevaron a numerosas ‘ejecuciones extrajudiciales’ de personas inocentes, presentadas luego como insurgentes. Los uribistas hablan de casos aislados; los antiuribistas sostienen que fueron más de mil cuatrocientos.

Además de los éxitos en seguridad, Uribe obtuvo otros notables logros durante sus ocho años. Sin embargo, también muchas otras manchas oscurecieron su gobierno: Los hijos del ejecutivo se enriquecieron desmesuradamente; los programas gubernamentales de fomento agrícola favorecieron a quienes no los necesitaban; las intervenciones telefónicas acabaron con la vida privada de muchas personas…

¿Cómo ayuda el dilema del tren a entender la polarización de la opinión alrededor del controvertido caudillo? Invito a los lectores a que respondan las preguntas de los escenarios arriba descritos. Para sus seguidores, digo yo, Uribe solo oprimió botones que generaron muertes en un lado y salvaron vidas en otro. Dado que pocos tienen reservas sobre la moralidad de tal acción, ellos respaldan incondicionalmente a su jefe.

Para los enemigos de Uribe, también digo yo, este nunca hundió botones para manipular rieles sino que asesinó gordos inocentes, quienes nunca supieron por qué los mataron. Como porción del noventa por ciento que jamás empujarían a alguien a la muerte, los antiuribistas, ‘dueños de la moral’, odian a quienquiera que se atreva a hacerlo.

Las polarizaciones políticas son frecuentes y los medios contribuyen a radicalizarlas. El dilema del tren es apenas una invitación a reflexionar que puede llevarnos, en casos como el colombiano, hasta eventos muy reales y muy tristes, cercanos a las ficciones más hipotéticas.

Gustavo Estrada
@gustrada1​

 

Junio 6, 2014

================================

En mi blog de Google Exprese aquí su opinión (<-- Clic aquí para llegar allí) puede escribir sus comentarios. Muchas gracias.

====================================

Los siguiente comentarios fueron recibidos por correo electronico. Gracias a los lectores.

====================================

Considero que es un intento de imparcialidad estrepitosamente fallido. Muestra una visión edulcolorada de la figura de Uribe, aportando datos supuestamente negativos, de acciones de las que no es directamente responsable. Ello solo consigue matizar la visión acerca de sus encomiables acciones para la seguridad y prosperidad del país. No se mencionan los datos referidos a su vinculación directa con el paramilitarismo y el narcotráfico. Datos con respecto a los cuales el autor puede tomar posición con respecto a su verosimilitud pero que al no mencionarse, dan muestra de una contundente parcialidad. Para las personas que le dan verosimilitud a los datos de su vinculación con el paramilitarismo, basados en muchísimo más que rumores, la figura de Uribe sobrepasa con creces el nivel de corrupción de los políticos tradicionales y es directamente un criminal. De ahí que el análisis del tren también sea erróneo. Mucha de la gente de los que el autor llama antiuribistas , no es que consideren que empujo a la muerte a un gordo para salvar a 4 personas, sino que empujo a la muerte a muchos gordos, flacos, enanos y lo que fuera que se interpusieron a sus intereses personales legitimándolos con la escusa de salvar vidas y atacar a la guerrilla, cosa que también hizo y que puede considerársele un mérito. En definitiva me parece que el artículo no aporta nada rescatable, quizás se evidencia la extrema dificultad o imposibilidad de la imparcialidad y ante esa dificultad es más conveniente ser consciente de las propias parcialidades y no pretender estar por encima de los demás con una capacidad de imparcialidad que no corresponde.

Anónimo

========================

En este caso, en aras de un esfuerzo de objetividad e imparcialidad se impone el análisis de la imagen de los 2 candidatos.

Saludos,

HM

========================

Estimado Gus Gus:
Personalmente considero que ya es una parcialización considerar que los colombianos tenemos que tomar bando entre uribistas y antiuribistas (que en la mayor parte de los casos se lee como santistas).
Nunca en mi vida había visto una campaña presidencial tan sucia (de lado y lado).
En lugar de defender puntos de vista, planes y programas de gobierno los dos bandos se han decidado a lanzar cochinadas a la contra parte.
Me declaro antiuribista y antisantista porque no estoy de acuerdo con este tipo de campaña ni con el daño que le ha hecho al país la permanente pelea entre estos dos personajes.
A nivel de los pobres planteamientos que hemos escuchado en los últimos días desde mi punto de vista son "promesas electoreras" en lugar de programas serios de gobierno, fundamentados, sustentados y con un esquema claro de financiación (a propósito anexo un artículo aparecido en El Tiempo de hoy sobre educación).
Un abrazo,
Camilo

====================================

Gustavo, si hablamos de dilemas habría que completarlo con algo así como: Si en vez de matar a los "pocos" para salvar a los "menos pocos" se hubiera podido matar al Hijueputa que mandó matar o dejó matar los "pocos" con la falsa excusa de salvar a "menos pocos" hubiera dudado Usted?

Yo no hubiera dudado un minuto. 

Pero mi hipótesis es falsa como la tuya.

Jairo

====================================

Me parece interesante la posición del escritor, especialmente el establecer un termómetro de percepción en su artículo.

A propósito de lo que comentáramos en días pasados sobre el maniqueísmo, el escritor dice: "El dilema del tren es un recurso de la imaginación que, mediante la generación de circunstancias ficticias, nos permite especular sobre la bondad o maldad de ciertas acciones en situaciones hipotéticas."

El intento del escritor termina mostrando su mayor interés de que la gente perciba dos opciones excluyentes de alternativa para que determine qué es lo menos malo. Si no había otra alternativa de mirarlo, digo con ojos de guerra imposible de evitar", tiene validez el ejercicio, de otra manera no.

De todas maneras, gracias por la ilustración y el ejercicio al que invitaste.

 

José Octavio

====================================

Gustavo,

Lo que hay en juego este 15 de junio es la elección entre caudillismo o institucionalidad. Los latinos siempre han amado más el caudillismo. Veremos si los colombianos reafirman o rechazan esta opción tan cara al corazón latino.

Santiago

====================================

Hola Gustavo, 

Con referencia a los crímenes de Estado eufemísticamente llamados "falsos positivos", la mayoría de los informes que uno encuentra publicados, registran 3.600 casos, aunque encontré este que te adjunto donde dicen que en la fiscalía hay denuncias por "4.716 homicidios por falsos positivos" presuntamente cometidos por las fuerzas de seguridad. Se supone que estos muertos contabilizados por la fiscalía son reales, por lo tanto son hechos objetivos, no son opiniones subjetivas. Puede que haya más que aún no se conocen, puede que haya algunos que no sean atribuibles al ejército. Otros fueron del DAS, otros de los paramilitares, etc. Pero la cifra ahí está.

 

Sigo pensando que el senador Jorge Enrique Robledo tiene razón: los dos candidatos son pésimos y no se debe votar por ninguno. Es como tener que escoger entre el virus del Ébola y el del VIH-Sida, no escojo ninguno, a pesar de que para el VIH ya se dispone de retrovirales.

 

Me imagino que Claudia López odia más al uno que al otro. Pero es una mujer inteligente y muy valiente (le ha dado duro Santos, también a Uribe cuando era presidente y lo dejó sin argumentos cuando le dijo "usted no tiene autoridad moral para sacar de la coalición de su gobierno a políticos vinculados con los paramilitares" (vídeo que te envié). Por eso espero que ella seguirá en la oposición a cualquiera de los dos que sea elegido. Bueno esto sí es subjetivismo mío. Admiro a esa mujer, y eso no es objetivo, por supuesto. 

 

Un abrazo,

Rodrigo.

 

====================================

Gustavo

Desde la distancia las cosas simepre se ven muy diferentes. Tenia una imagen favorable de Uribe que se ha hido diluyendo...

Creo que a la paz hay que darle oportunidades y asi nos cueste admitirlo habra que perdonar...perdonar, borron y cuenta nueva, clean slate como quieras llamarlo. Creo que Zuluago no le dara a la paz ningun chance asi que estoy con Santos (solo porque me la juego con la Paz)

Juan Manuel

 

====================================

 

Mi querido y siempre admirado Gustavo, conteste tus preguntas, pero quiero decirte el porque de mi rechazo hacía todo lo que tenga que ver con Uribe puesto que en mi estrato y en mi familia, soy una rara especie, ojalá en vías de extinción

Soy liberal por tradición, formación y convicción a mucho honor. Cuando Uribe empezó su campaña en su primer período con un 2% de favorabilidad y a nombre del partido liberal, yo empecé a seguir su discurso político y no encontraba por ninguna parte los principios fundamentales del liberalismo y muy por el contrario me parecía un discurso guerrerista y de derecha que más bien parecían escritos por Laureano y empecé a sospechar que estaba engañando al país, que fungía como liberal porque en ese entonces era el partido mayoritario antes de que él lo aniquilara, y vi en él a un dictadorzuelo en ciernes, ademas godo, tanto es así que tuvo el apoyo total de todo el conservatismo, cosa inusual en un país que estuvo en violencia partidista por mucho años.

 

 En un país hastiado de la guerra y por supuesto de las Farc, atemorizado con la violencia ni corto ni perezoso, empezó a predicar que acabaría con la guerrilla y que viviríamos en un paraiso pero no le alcanzaron los ocho años para lograrlo. No puedo negar que su gobierno tuvo algunos aciertos, pero su patanería, sus peleas cazadas con todo el que contrariara su parecer, con los paises vecinos, su todo vale, sus artimañas para hacerse reelegir, su irrespeto por todas las instituciones, sus vinculaciones con los paras, los nombramientos de sus "buenos muchachos" en embajadas a sabiendas que estan muy comprometidos con delitos y un etc extenso,  fueron haciendo que creciera en mi una animadversión total.

 

Se haría muy larga mi lista de motivos y no quiero cansarte, por lo demás intuyo que no soy nada imparcial jaja, como te parece que de vieja me he vuelto casi de izquierda y un tanto sectaria.

 

Por supuesto no voté por Santos pues venía de las huestes del mesías, pero me sorprendió su discurso de posesión y sentí un fresquito muy agradable, no se dejó manipular, no quiso ser títere y por eso lo llaman traidor, que tiene infinidad de fallas es una verdad de a puño, pero que se la ha estado luchando por la paz, y que es la vez que mas cerca hemos estado de encontrarla, que las cifras muestran que hemos progresado en muchos aspectos es otra verdad, falta mucho es cierto, pero mi voto incondicional es por Santos, cosa que no me estás  preguntando por cierto, jaja

 

Un abrazo fuerte,

 

Esperanza

====================================

Dear Gustavo, thanks for your invitation.  I read and voted also. I had never commented anything in internet  but, in anonymous way, I posted this one: 

"Gracias Gustavo por tu invitacion tanto a leer como a votar y ambas cosas hice.

 Interesante tu analisis y en  mi opinion es muy neutral e imparcial tu  postura frente al hombre publico  conocido como Alvaro Uribe, y pienso que si conocieras o tuvieses informacion sobre su vida privada (la cual no deberia interesarnos) tendrias una opinion muy similar, ya que partes de un principio de filosofia etica no muy aceptado ni conocido que se resume en un antiguo proverbio chino que dice: "lo bueno es lo que sucede".

 Seria mas interesante aun si nos compartieras esta misma opinion acerca de otros personajes colombianos como Garcia Marquez, Fernando Vallejo, Ingrid Betancourt, Piedad Cordoba,o extranjeros como Hitler, Stalin y Einstein (de quien afirman que abandono en un hospicio a su primera hija con Milena Maric, nacidida antes de casarsen)".

 

I hope your opinions, and off course share them with all of  your readers but, over all the things, no mention my name.

 

Best Regards

Miguel

Trujillo, Peru.

====================================

Estimado Gustavo:

Como siempre, mis felicitaciones por tu articulo sobre "uribistas y antiuribistas", aunque estoy en total desacuerdo contigo pues creo que, sabiendo tu honradez intelectual - fuera de toda duda - se te deslizan pequeñas omisiones - pienso que inconscientemente - lo cual nos lleva a ya no ver ni al  tren ni al que mueve el botón o empuja al otro. Tu sabes Gustavo, el poder de la palabra y sus implicaciones en sus significados, por lo que me extraña en ti que utilices en este artículo un lenguaje que por lo menos, deja a Alvaro Uribe con un hombre que en sus acciones simplemente ha escogido la más leve de las consecuencias para una sociedad, cuando es fácil concluir - viendo sus "historia personal" - que no es tan inocente ni producto de un desequilibrio momentáneo, su accionar

 

Para no hacer larga mi contradicción contigo, resumo:

 

1.- Uribe sí combatió a la guerrilla, pero nunca  a los paramilitares. Ese es un error garrafal en tu articulo pues no solo no las combatió sino que fue su principal creador e incentivador desde cuando fue Gobernador de Antioquia (Las Convivir). Todavía más: Salvatore Mancuso y creo que Ernesto Báez, con su anuencia, fueron vitoreados y aplaudidos "en pleno Congreso de Colombia". Los extradita cuando empezaron a hablar en una historia y sus razones que ojalá conozcamos pronto.

2.- Su incidencia en la guerra y contraguerra en Colombia, y sus aciertos y no tan aciertos no vienen del 2002. Vienen de muchísimo más atrás. Recuerda levemente su prontuario: Destituido como Alcalde de Medellín por Belisario Betancurt por - llamémoslo decentemente - indelicadezas en su gestión; su gestión al Frente de la Aerocivil, cuando más licencias le fueron otorgadas a los narcotraficantes empezando por Pablo Escobar; el helicóptero de su padre que fue hallado en Tranquilandia, la mas grande caleta de narcos hallada hasta entonces;; el préstamo de un helicóptero por parte de Pablo Escobar para rescatar a su hermano cuando fue asesinado su padre por parte de las FARC; su inclusión en la lista de la DEA como el narcotraficante No. 82, que data de esa época; sus apoyos a las Convivir y todo lo que de allí se deriva como los aesinatos en su hacienda "Guacharacas" (Los 12 apóstoles), etc.

3.- Los infames asesinatos vergonzosamente mal llamados "falsos positivos" no fueron simples "ejecuciones extrajudicales" que se salieron de control, además de que no fueron "casos aislados" y  ni siquiera "1.400" . Fueron más de 3 mil, ya documentados por la Fiscalía. Pero esto podría ser motivo de discusión si el mismo Alvaro Uribe no hubiese cometido la insensatez ni la ignominia de haber dicho a las adoloridas madres de esos hijos que "no estarían recogiendo café". Tu sabes Gustavo lo que unos asesinatos como estos pesan en la conciencia de una nación. No podemos, quienes humanamente tratamos de ser lo más imparciales posibles en esta debacle colombiana, soslayar lo infame que se esconde detrás de todo esto, y de la cual Uribe es el principal gestor, al tratar de "mostrar" con ellos que  les estaba ganando la guerra a la guerrilla. 

4.- Para terminar, las oscuridades de Uribe no son solo las que nombras, pues hay cosas más graves que extienden un manto que nos lleva a que estamos frente a un hombre con serias patologías mentales. ¿De que otra forma se pueden ver acciones y sus alianzas con personas como su Jefe de Seguridad Santoyo - que no está en USA como turista, sino como un peligroso delincuente que traficó drogas y se alió con paramilitares, "siendo el hombre de confianza de Uribe"? ¿La convivencia del DAS con los paramilitares para que asesinaran a cientos de personas en Colombia, cuyo único pecado era ser sus contradictores; no olvidemos lo que hizo Noguera, el "buen muchacho segun Uribe"? Y todo lo demás Gustavo: AIS, Estupefacientes, las Notarias para comprar su reelección , el caso de Arana, del General Montoya, Maria del Pilar Hurtado, Restrepo y etc. etc.

De todas formas respondí las 2 preguntas que haces. Y confio que Colombia no cometa la insensatez de elegir a Uribe en cuerpo de interpuesta persona, 

 

Un abrazo afectuoso Gustavo,

Jorge Alfonso

 

====================================

Dr Gustavo, difícilmente puedo estar de acuerdo con usted y por una razón muy sencilla; es el Colombiano mas investigado en toda la historia, sus detractores ( lease la izquierda como Cepeda, Piedad Cordoba, Petro, Claudia Lopez y otros ) no han ahorrado esfuerzos para condenarlo y si por ellos fuera a la hoguera como en tiempos de la inquisición. No voy a decir que es un santo pero si creo que es el menos bandido de todos aquellos que han dirigido esta martirizada patria. Lo que pasa con Uribe es que es frentero y pendenciero, pero eso no es malo al contrario los problemas hay que enfrentarlos si se quiere solucionarlos. Pero no, hay que acabar con  Uribe, lo han acusado de lo divino y lo humano, la gente olvida que por ese cargo han pasado personajes que debieran estar   condenados por lo menos en la conciencia de todos los colombianos. Le pongo un ejemplo: Cesar Gaviria quien es uno de los patriarcas del Liberalismo Colombiano le entregó la construcción de la cárcel de la catedral a Pablo Escobar donde este seria recluido a su entrega pero nadie se acuerda de esto pero si le recuerdan a Uribe todos los días que José Obdulio Es primo de Escobar, el inefable Samper tiene una de las historias mas aberrantes de presidente alguno y ahí lo tiene manejando los hilos de nuestra justicia ( altas cortes, fiscalía) y ahora es asesor y aliado importantísimo de Juan Manuel y nadie ha salido a cuestionarle sus negros antecedentes.

Ofende este proceder a las personas de bien y quienes a pesar de todo continuamos creyendo en que algún dia el país cambiará.

En cuanto a la riqueza de los hijos de Uribe, no tengo información diferente a la que sacó en su momento Maria Jimena Dusán, pero creo que ellos hicieron lo que haría cualquiera que si ve oportunidades de negocio lo aprovechan. Estos muchachos no hicieron negocio con el estado ni utilizaron información privilegiada para sacar ventaja sobre otros dcon quienes estarían compitiendo, simplemente hicieron uso de su capacidad de empresa lo que sucedió es que la gente veía en ellos a los hijos del presidente por lo tanto les simplificaban las cosas. Envidia, mala fe? no lo se pero si yo hubiera sido hijo de presidente habría hecho lo mismo pero sin pisotear ni violar la ley.

 

Bueno Dr Estrada mi defensa de Uribe termina por ahora, mas adelante continuaremos; no lleno la encuesta por que después de esto es muy obvia.

Cordial abrazo,

CESAR

 

====================================​