Skip Navigation LinksConsciencia

​​Inteligencia y consciencia

La inteligencia y la consciencia son dos características intrínsecas y sobresalientes de la naturaleza humana. La ciencia ha hecho progresos extraordinarios en el campo de la inteligencia artificial, el desarrollo de la simulación de inteligencia en las máquinas, pero es improbable que lleguemos alguna vez a construir consciencia artificial.

Inteligencia  es la habilidad de aprender, entender o manejar situaciones inesperadas; hay muy poca ambigüedad  en el significado de tan importante característica humana. Cuando la sigla SETI (búsqueda de inteligencia  extra terrestre, en inglés) fue acuñada en los años sesenta y se iniciaron las actividades asociadas a tan retador propósito, se sabía muy bien cuál era la cualidad cuya presencia se estaba tratando de encontrar en otros sitios del cosmos. Dejando de lado su utilidad o exactitud, las diversas aproximaciones existentes para estimar la inteligencia de una persona son otra señal clara del sentido inequívoco del vocablo.

No sucede lo mismo con el término ‘consciencia’. La consciencia tiene más que ver con la sensibilidad individual -la capacidad de sentir, ver, oír, oler o gustar que posea cada ser humano- que con la comprensión generalizada -la lógica y la matemática de las cosas-. Por la dimensión de su misterio, las definiciones de consciencia obligan a acudir a lo definido. “Consciencia es la condición de estar consciente”, dice el diccionario inglés Merriam-Webster. “Consciencia es el conocimiento de sí mismo”, anota el Diccionario de la Real Academia. No es posible medir el grado de consciencia de otra persona y, como lo expresa el psicólogo inglés Nicholas Humphrey, los científicos no sabrían por dónde comenzar si tuvieran la intención de iniciar un proyecto SETC para buscar ‘consciencia extraterrestre’.

​Los desarrollos recientes de la inteligencia artificial en el campo de los videojuegos están contribuyendo a la demarcación de la frontera entre inteligencia y consciencia. Podemos construir máquinas inteligentes pero no, o al menos no todavía, objetos conscientes. 

Existen ya algoritmos computarizados que ‘aprenden’ videojuegos por sí solos, como el que fue desarrollado por DeepMind, una compañía de Londres, ahora propiedad de Google. Este software, que incorpora ‘rutinas’ o características del funcionamiento del cerebro humano, aprendió a jugar numerosos juegos clásicos de Atari y, después de unas cuantas horas, en la mitad de ellos alcanzó niveles de juego superiores a los de los jugadores profesionales.

Los progresos espectaculares, como los logrados con estos programas auto-aprendedores, preocupan a más de una mente brillante. "El desarrollo completo de la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana", advierte el físico Stephen Hawking. ‘Tal vez estos algoritmos que aprenden, súper rápidos y súper sólidos, son sombras oscuras en el horizonte de la humanidad; tal vez ellos sean nuestra última invención’, dice el neurocientífico Christof Koch. Por el contrario, este columnista piensa que la delimitación entre inteligencia y consciencia, a pesar de estar ambas en el mismo cerebro y tener millones de conexiones neuronales comunes, nos dan la tranquilidad de que los grandes computadores jamás se apoderarán de la Tierra por su propia iniciativa.   

La consciencia es el mayor de los misterios en la existencia humana; sabemos que la consciencia ocurre en el cerebro pero, más allá de sentirla y darnos cuenta de que es real, es poco lo que conocemos a ciencia cierta de su funcionamiento. El saber que va más allá de la ‘pura’ inteligencia produce tranquilidad, sin embargo.

La célebre frase de Descartes -Pienso luego existo- parece ahora estar incompleta. Las  máquinas que la ciencia ha desarrollado pueden aprender, entender y manejar juegos desconocidos para ellas; no hay duda, tales máquinas son ‘inteligentes’, pueden pensar y pueden aprender, pero ellas no saben que existen ni que hoy son y mañana van a desaparecer. Quizás si el filósofo y matemático francés hubiera nacido cuatro siglos después, además de haber sido un genio de la computación, seguramente habría escrito: “Pienso y siento, luego existo”.

Gustavo Estrada
@gustrada1​
Autor de ‘Hacia el Buda desde el occidente’

Londres, junio 6, 2015


Nota 1: Para suscribirse a este website (esto es, recibir un e-mail cada vez que se publiquen escritos adicionales), envíe,  por favor, un correo eléctrónico a gustrada1@gmail.com anotando 'suscribir' como tema.
Nota 2: Por favor ingrese a este enlace  (<-- clic aquí) para escribir sus comentarios o en caso de que el desplazamiento del texto en su teléfono sea inadecuado. Gracias.