Skip Navigation LinksCerebro-y-corazon

Para hojear el libro, de clic en la imagen...

  Hacia el Buda PANAMERICANA MEDIA CARATULA.jpg

​​​******************************​

Mente, cerebro y corazón

Cuando me adentré en los territorios del budismo aprendí que la mente ‘dizque’ se encontraría, no en el cerebro, como lo creía desde niño, sino en el corazón, un órgano propulsor de sangre, no de pensamientos. Aunque me llamó la atención, ignoré el asunto pues las enseñanzas del Buda son más para vivirlas y practicarlas que para entenderlas o especular con ellas.

Otra extraña hipótesis también me había causado curiosidad desde los años ochenta. Según el psicólogo norteamericano Julian Jaynes (1920-1997), nuestros antepasados lejanos tenían permanentemente alucinaciones auditivas y no pensaban ni reflexionaban, como los humanos actuales. La consciencia -el discernimiento que el sujeto hace de sí mismo y de sus alrededores- ‘dizque’ sería una cualidad de hace apenas unos tres mil años. Esta nota hace algunas asociaciones entre estos dos ‘dizques’.

Con respecto a la ubicación de la mente, muchos eruditos de la antigüedad concordaron con el Buda. Aristóteles, casi dos siglos después del Sabio, también consideró que la fuente de la consciencia se encontraba en el corazón y que el cerebro, un órgano insensible al dolor, era solo una especie de radiador con exclusivos propósitos de refrigeración.

El corazón como centro de la mente es algo que suena insólito. Si cierro los ojos y recapacito sobre cualquier tema, percibo que mi consciencia se encuentra en la corteza prefrontal; allí la siento, claramente. ¿Será que no siempre fue así? ¿Es mi imaginación?

Los hemisferios cerebrales de los humanos contemporáneos, a pesar de sus especializaciones (lógica, verbal, lineal, en el izquierdo; intuitiva, visual, espacial, en el derecho), tienen habilidades complementarias integradas. Según Julian Jaynes, sin embargo, esta unificación es algo ‘nuevo’ y tiempo atrás los hemisferios actuaban polarizada e independientemente, ensamblando lo que el psicólogo denomina la mente bicameral, una mente con dos habitaciones incomunicadas.

En tal escenario, las experiencias y memorias del lado derecho serían transmitidas mediante alucinaciones auditivas al lado izquierdo, que ignoraba su procedencia. Nuestros antepasados bicamerales interpretaban estas alucinaciones como órdenes de dioses o seres superiores quienes, por consiguiente, eran los jefes y los iniciadores de sus acciones.

Para apoyar sus apreciaciones, Jaynes acude a fuentes tan diversas como la historia, la psicología y la literatura de la época, incluido el Antiguo Testamento. En su caso más estudiado, el investigador concluye que en los ‘originales’ de la Ilíada (escritos hacia el siglo VIII a. C. con base en narraciones orales de doscientos años antes) no hay señales de consciencia, alma, mente convencional o voluntad. Hasta entonces, la naturaleza humana estuvo dividida en dos cámaras, una ejecutiva llamada ‘dios’ y una subordinada llamada ‘hombre’, ninguna de las cuales era consciente. La lenta ruptura de la barrera divisoria comenzó en Grecia y Mesopotamia, y tardó varios siglos en completarse.

La comprobación de la polarización hemisférica proveería fundamentos, algunos discutibles, para aclarar diversos fenómenos sociales e individuales. Según sus simpatizantes, la existencia de una mente bicameral arcaica así como de vestigios de ella en algunos humanos modernos explicaría, entre muchas cosas, la frecuencia de las alucinaciones en las sociedades primitivas, la proliferación de ídolos y el origen de las religiones, la continua ocurrencia de voces extrañas que hoy escuchan muchas personas, la naturaleza ‘divina’ atribuida a los sueños en el pasado remoto, y la hipnosis como estimulación dirigida del fenómeno bicameral.

Desafortunadamente la teoría del profesor norteamericano es demasiado difícil de verificar tanto por el desconocimiento de la naturaleza misma de la remota división cerebral (de la que pudiera haber rastros en los humanos modernos) como por la imposibilidad de simular los escenarios antiguos, en los cuales la barrera divisoria pudo haber existido. 

“El origen de la consciencia en la ruptura de la mente bicameral”, el libro estrella de Julian Jaynes, con el mismo nombre de su teoría, tiene defensores y detractores por igual. En el centro de la controversia se sitúa Richard Dawkins: “Este es una de esas obras que bien es una basura completa o el trabajo de un genio consumado… Nada en la mitad. Probablemente lo primero pero no me atrevo apostar.” El hecho de que el Buda y Aristóteles consideraron al corazón como el asiento de la mente me hace pensar que algo sí sucedió en nuestros genes o en nuestras neuronas durante el primer milenio a. C. ¿Tuvimos, en realidad, una mente bicameral que se rompió? No lo sé y, como el biólogo inglés, tampoco me atrevo a apostar.

 

Gustavo Estrada
@gustrada1​​​ 
Atlanta, abril 24, 2014

Comentarios recibidos por correo electrónico

Apreciado Gustavo,  

Muy interesante el tema .....pero no entendi lo de la ¨ruptura¨ de la mente bicameral....creo que mas que ruptura es una integracion....Pero eso me parece un tema secundario pues es de imaginarse que las camaras del cerebro esten interconectadas como lo estan las del corazon,  con sus funciones respectivas .......pienso que lo mas importante es que la mente es una funcion cerebral y no cardiaca........y obviamente la consciencia es una funcion mental.

Que tan errado estoy en lo que te escribo en el parrafo anterior?

Gracias.    Un  abrazo,   alvaro

 

Yo titularía diferente esta columna de nuestro querido amigo Gustavo: "Genialidad o basura".

A favor de la genialidad es que hace ya muchos siglos que nadie (cuerdo) "escucha" a nuevos dioses, ni a los antiguos, habiendo tantísima más gente.

RPE

***INVESTIGACIONES EN INGLATERRA HAN DESCUBIERTO QUE EL CORAZÓN, ADEMÁS DE SER UNA PODEROSA BOMBA DE LÍQUIDOS NUTRIENTES Y OXIGENANTES, TIENE CERCA DE 50.000 NEURONAS Y ACTUA CON UN CAMPO MAGNÉTICO AUTÓNOMO DE UNOS 4 MTS. ALREDEDOR.

AL PARECER SU ROL ES EL DE UN SUPER CONTROL MAESTRO DE LAS DECISIONES QUE NO TIENEN TIEMPO PARA PENSARSE DOS VECES ,  SON INMEDIATAS , VELOCES Y CERTERAS COMO EL RAYO, OPORTUNAS Y COHERENTES EN DECISIONES DE VIDA O MUERTE, DE PELEA O CORRE. QUIEN LAS SIENTE AFIRMA MUCHAS VECES:...ES QUE DIOS ME MOSTRÓ EL CAMINO...ME ILUMINÓ.

ESTAS MANIFESTACIONES RECIBEN DIFERENTES APELATIVOS; PÁLPITO DEL CORAZÓN ( E. JOBS RECOMENDABA NO DESOIR LA VOZ DEL CORAZON)...ES LA MUSA DE LA INSPIRACIÓN ENTRE LOS POETAS, LITERATOS Y MÚSICOS..( EN EL PRÓLOGO DEL ESTUDIO DE LOS SABIOS ECHO EN LA DÉCADA DEL CEREBRO. NUESTRO GABO DICE QUÉ NO SABE CÓMO SURGE LA INSPIRACION LITERARIA Y R. LLINÁS IGUALMENTE IGNORA CÓMO UNA NEURONA SIENTE Y TAMPOCO SABE CÓMO, DÓNDE Y POR QUÉ SE MANIFIESTA ESA MUSA DE LA INSPIRACION CREADORA, INSTINTO - INTUICIÓN, VOZ DE DIOS , VOZ DEL PARÁCLITO ...Y ZEN (    ZEN , VOZ  PROVENIENTE DEL ZENSAR, EL IDIOMA ICÓNICO INTUITIVO UNIVERSAL ANTIBABILÓNICO, EL DE LOS ARATZ AYATAS MAHATMAS ( LOS SABIOS NOBLES MAETROS DE ALMAS), NO DE EGOS  GORDOS...SIGNIFICA - ILUMINACIÓN...

EN FALCAO SE LE DENOMINA OLFATO Y TINO DE GOL, EL COMERCIANTE LA LLAMA NARÍZ PARA LOS NEGOCIOS. LOS MÉDICOS LA DENOMINABAN - OJO CLÍNICO -, Y ERA EL ANTÍDOTO CONTRA LOS DISPARATES DE LOS MÉDICOS QUE SIGUEN LOS PROTOCOLOS MÉDICOS Y NO SU OJO ...

PETER J. PACHON BERMUDEZ

 

Doctor Estrada, si no es el corazón el epicentro de nuestros desvelos  en que quedaría tanto poema y tanta canción en él  soportado, todo seria vana palabrería. Magnifico texto,lo felicito y lo reenviaré a los amigo, gracias, orlandorestrepojaramillo

 

Gracias, Gustavito. Interesante, pero mas complejo que de costumbre .

Cordialmente,

 CERL