Skip Navigation LinksAmnesia-infantil

¿Cuál es el recuerdo más remoto de su infancia?

La amnesia infantil es la incapacidad que tenemos los adultos para recordar los eventos que vivimos o presenciamos desde el nacimiento hasta aproximadamente los cuatros años. Nuestras primeras memorias son, en general, acontecimientos puntuales, traumáticos o de primera vez, que se manifiestan como películas de pocos segundos. Mi memoria más remota es el llanto de mi madre y de mis tías en el velorio de mi abuelo materno, pocos meses antes de mi cuarto cumpleaños. ¿Cuál es la suya?

No existe unanimidad científica con respecto a la causa de semejante laguna. Este columnista sostenía una hipótesis que consideraba original hasta cuando escarbó Google para buscarle respaldo académico y, entonces, se dio cuenta de que ‘su’ idea ya había sido planteada desde varias perspectivas. La hipótesis es bastante sencilla: Los niños pequeños tienen poco o ningún sentido de identidad; ellos carecen tanto de un yo grabador, que tome nota de las experiencias propias y de los acontecimientos a su alrededor, como de un yo recordador, que consulte tal registro cuantas veces quiera referirse a las historias allí guardadas.

El yo es un súper-complicado  software neuronal (hasta ahora incomprensible) que se auto-programa, de manera rudimentaria al comienzo, y se auto-ejecuta por el resto de nuestra existencia. Cuando tal yo es incipiente, como ocurre en la temprana infancia, no hay registro confiable ni recordación posible. Uno de los trabajos más importante de los cerebros recién nacidos es iniciar y canalizar el desarrollo de tan extraordinario programa para que, en paralelo con su desarrollo físico, el bebecito se convierta eventualmente en ‘personita’.  

Esta conversión toma unos cuatro años y su progreso ha sido verificado en diversos escenarios. Un punto intermedio importante durante el crecimiento ocurre hacia los dieciocho meses cuando los niños comienzan a distinguirse de los demás y a pasar la prueba de reconocerse en un espejo (como lo hacen los elefantes, los delfines, los grandes monos y algunos cuervos). Otra referencia paradójica de la lenta maduración de los humanos es la comparación de su comprensión cuando bebés con la capacidad intelectual de los bonobos o chimpancés pigmeos. Una investigación reciente de la Universidad de St. Andrews en Escocia ha encontrado que, en la solución de problemas que involucran objetos, los bonobos tienen una inteligencia equivalente a la de un niño de tres años. “Hay más en el mundo de los bonobos de lo que parece a simple vista’, dice la doctora Amanda Seed, profesora de la Escuela de Psicología y Neurociencia en la misma universidad. Y menos de lo que podría esperarse de los niños, agrego yo. Cuando el muchacho alcanza los cuatro años, eso sí, ya no hay comparación posible

Los estudios de las causas de la amnesia infantil son numerosos y sus conclusiones, en general, giran alrededor de un posible subdesarrollo en una o varias de tres facultades: (1) El sentido de identidad (sin yo recordador, no hay recuerdos); (2) el lenguaje (sin palabras, no hay historias); y (3) diversos módulos  del cerebro como la corteza prefrontal, el hipocampo o la amígdala (sin ‘computador’ suficiente, el software neuronal no funciona). 

Las tres explicaciones, por depender del cerebro mismo o ser parte de él, están inevitablemente interconectadas y son facetas de una sola teoría. De hecho, el cerebro de un bonobo adulto y el de un bebé recién nacido tienen igual peso (aproximadamente 350 gramos); el cerebro de un humano de doce años (cuando termina el crecimiento de tal órgano) es cuatro veces mayor (1.4 kilogramos). Algo falta o está rezagado dentro del cráneo de los bebés para que los adultos recordemos tan poquito de nuestros primeros años.

No obstante la cantidad y profundidad de las investigaciones, las causas de la amnesia infantil permanecerán por siempre con signo de interrogación. Las cosas inexistentes -las cualidades pendientes de aparecer-, sean componentes del sentido de identidad, la facultad del lenguaje, o los billones de neuronas que aún faltan por surgir, no dejan rastros.  Así y todo, la hipótesis de la estructuración progresiva del yo, desde un cero hasta un algo portentoso, en sus componentes funcionales o como un todo, es una explicación plausible, a pesar de no poder someterla al método científico… Y tiene muchísima lógica desde el punto de vista de los adultos.

Gustavo Estrada
Autor de ‘Hacia el Buda desde el occidente’
Atlanta, marzo 27, 2015

@gustrada1
www.harmonypresent.com/Armonia-interior 

************

Varios lectores compartieron conmigo algunas de sus memorias remotas. Copio aquí tres; no las reporduzco todas porque este proceso es bastante engorroso y la plataforma de mi website es muy lenta.

Hola Gustavo: mi más antiguo recuerdo es el de la muerte de mi abuelo paterno. Creo que le dije a mi mamá: ¿Por qué no le dan una píldora de vida del doctor Ross (anunciaban unas píldoras con ese nombre)?

Yo creo que a las teorías sobre esa amnesia infantil yo le sumaría el hecho de que la mielinización del cerebro no se completa hasta los 20 años, y en los primeros meses el cerebro está muy mal interconectado. La mielinización del córtex frontal no ocurre sino alrededor de los 20 años, de tal modo que lo último que adquirimos es un poco de juicio, de responsabilidad…

Saludos, Antonio

 

Hola Gustavo: El recuerdo mas vivido es cuando tenia tres anos, mandaban a mi hermana Nancy a estudiar a Jamaica. Lo otro, no se cuantos anos tenia, pero me acuerdo vividamente oyendo la cancion "LA BOMBA ATOMICA" de Jose M. Penaranda, esto fue compuesto poquito despues de terminar la Segunda Guerra Mundial, supongo ano 1946 a lo sumo.
Nelson

 

HOLA GUSTRADA... MI RESPETUOSO SALUDO ZEN...

SON VARIOS LOS RECUERDOS MAS REMOTOS DE MI NIÑEZ

QUIZÁ SON LOS RECUERDOS QUE MAS ME SORPRENDIERON...

* RECUERDO CUANDO QUE EN EL  VALNEARIO - MEZOLANDIA- A LA ORILLA DEL CAÑO O LAGUNA DEL MISMO NOMBRE EN SOLEDAD ATLANTICO,  VEIA PASAR POR LAS NOCHES LOS BARCOS FLUVIALES LLENOS DE LUCES...

RECUERDO COMO SI FUERA AYER, CUANDO DE UN ALTO POSTE ESTABA ATADO UN DIRIGIBLE EN EL ANTIGUO AEROPUERTO DE BARRANQUILLA.

* RECUERDO EL DIA EN QUE SE ESTRELLÓ UN AVIÓN A LA ORILLA DEL CAÑO DE MEZOLANDIA.

* RECIERDO CUANDO UN PRIMO MAYOR ME SUMERGIA POR UN INSTANTE EN LA LAGUNA DE MEZOLANDIA

* RECUERDO A UN HERMANITO METIENDO UNA VARITA EN UN HORMIGUERO EN EL PATIO DONDE VIVIAMOS...

* ERA 1944, Y CONTABA 3 AÑITOS... VEIA UN RADIO LLAMADO - OJO MÁGICO - MUSICA Y NOTICIAS DE LA GUERRA Y DURANTE UNA DE ESAS MUSICAS, VI TRAS EL VIDRIO ILUMINADO DEL DIAL, LA FIGURITA DE UN HOMBRECITO BAILANDO...

* RECUERDO VER FORMAR CON LA ESPUMA CARBONIZADA DE UN PLATANO MADURO A LA LEÑA, LA FORMACION DE UN PEQUEÑO MUÑEQUITO DE CARBON...

* RECUERDO LAS NOCHES DE VELITAS EN LA CALLE DE SN ANTONIO ENTRE LOS CALLEJONES DE PORVENIR Y VESUBIO EN REBOLO. BARRANQUILLA

* RECUERDO CUANDO ME LLEVARON A DONDE LA  SEÑO - MINTA- EN CUYO PATIO TENIA UNA ESCUELITA ....

* RECUERDO A UN HIJO DE LA MAESTRA CUANDO NOS TOMO UNA FOTO CON UNA CAMARA DONDE SE ESCONDIA POR DETRAS DE ESTA. Y SACABA FOTOS.

* RECIERDO MI PADRE HACIA LAS PRIMERAS BOLSAS DE PAPEL FABRICADAS EN COLOMBIA.

*RECUERDO LA BICI ROJA QUE EL NIÑO DIOS ME PUSO UN 24 DE DICIEMBRE.

* RECUERDO A MIS TIAS, MI PRIMA SARA.

* RECUERDO A MI MADRE COCIENDO CALZADO....

* RECUERDO LOS COCHES DEL MERCADO Y LOS CARRITOS DEL MERCADO PUBLICO DE BARRANQUILLA

* RECUERDO LA PRIMERA VEZ QUE ME LLEVARON AL MAR EN PTO. COLOMBIA.

* RECUERDO LA LUNA LLENA CUANDO ACOSTADO SOBRE LA MESA DE UN CARRO DE MULA MIRABA AL CIELO.

Peter