Skip Navigation LinksInclinación-a-meditar

​¿Qué piensa usted de la meditación?

La pregunta del título demanda la delimitación de la palabra 'meditación'. Meditación, además del significado corriente de la "actividad de pensar atenta y detenidamente sobre algo", es cualquier práctica en la cual la mente es tranquilizada de alguna manera. Aquí caben, por ejemplo, el yoga físico (hatha yoga), el tai chi y la meditación caminante del budismo tibetano. Para los efectos de esta nota, sin embargo, queremos referirnos exclusivamente a los métodos que promueven quietud corporal, aislamiento sensorial y calma mental.

Meditación es pues un ejercicio durante el cual sus practicantes, con los ojos cerrados, en silencio y en un ambiente tranquilo, sentados en una posición cómoda, adoptan una actitud pasiva y mantienen la atención en algún dispositivo mental (una palabra, una imagen mental, un sonido,  una música suave de fondo…). Si la palabra, la imagen o la música son de carácter religioso, meditar se vuele equivalente a orar en silencio.

La meditación de atención total (o de atención plena), una versión neutra y desafiliada de cualquier corriente o secta, es una forma de meditar, similar a la descrita en el párrafo anterior pero más específica y 'exigente', en la cual el dispositivo mental es algún sitio o función de nuestro propio organismo (por ejemplo, la respiración, las sensaciones, el área debajo de la nariz,  o los estados mentales).

¿Cuál es la razón de focalizar la atención en algún sitio o función corporal? Muy simple: Una palabra, así sea 'repetida' en silencio, una imagen mental, un sonido o una música tienen influencia externa y son susceptibles a juicios o preferencias impuestas por otros. La respiración, las sensaciones, las partes del cuerpo o los estados mentales son neutrales e inequívocos para el meditador, no son dictados por ningún maestro y no necesitan de afiliación a ninguna corriente, grupo, maestro o secta.

Los medios pregonan permanentemente los beneficios de la meditación, en general, y de la meditación de atención total, en particular. No hay datos, sin embargo, sobre cuántas personas practican tales disciplinas, en mayor o menor escala; este columnista tiene la impresión de que el número es bajo.

El sondeo que se enc​uentra en este enlace (<-- Clic aquí) busca estimar la actitud y la predisposición de quienes lo respondan hacia esta práctica, tan sencilla, tan saludable y tan asequible para cualquier persona. Queremos insistir que este sondeo se refiere exclusivamente a las aproximaciones meditativas definidas anteriormente como meditación y meditación de atención total y excluye las prácticas que implican movimientos, clamores, adhesiones o alabanzas.

Sus resultados deben conducir a un estimativo de la 'popularidad' real de la meditación y  ofrecen a los posibles interesados una comparación de su actitud o predisposición con las de las personas que respondan la encuesta. Tal comparación bien podría estimular el entusiasmo de potenciales meditadores.

La primera pregunta del sondeo es informativa y se refiere a la localización geográfica de los participantes. La segunda, el sondeo en sí, mide  el grado de interés en el tema, en una escala de uno a diez, desde nulo (nivel 1) hasta máximo como practicante regular de la meditación de atención total (nivel 10). En caso de duda entre dos alternativas, el participante debe seleccionar la respuesta más alta de las dos.

La simple lectura de las alternativas de la encuesta debe conducir a reflexiones. ¿Por qué me resisto a meditar? ¿Por qué no medito por más tiempo? La meditación de atención total, en el nivel 10, es un ejercicio intenso del silencio que nuestro cerebro, bombardeado por demandas permanentes que generan ansiedad y estrés, necesita sobremanera… Posiblemente tanto o más que el mismo ejercicio físico que requieren los músculos.

Gustavo Estrada
Autor de 'Hacia el Buda desde occidente"