Skip Navigation LinksEncualDiosnocrees

​​​¿​En cuál Dios no crees?

Yo no niego ni defiendo la existencia de Dios. Esta aproximación agnóstica a la divinidad, que expresé en un escrito reciente, generó muy variadas reacciones.  Provenientes tanto de radicales ateos como de fervorosos creyentes, los comentarios cubrieron una gama completa, desde tolerancia y amabilidad religiosas hasta dogmatismo y mordacidad de ambos extremos. La medalla de oro de los comentarios recibidos se la adjudico a alguien que definió agnóstico como “un ateo que no quiere salir del closet”. ¿Será que me siento cómodo en mi escéptica reclusión? Pienso que no es comodidad sino realismo: Es imposible aceptar o discrepar de algo que está confuso.

El agnosticismo dice que el entendimiento humano no tiene acceso a nociones tales como la divinidad o el alma que están más allá de la experiencia directa y del método científico. En este mismo orden de ideas, el mitólogo Joseph Campbell define a Dios como “una metáfora para lo que trasciende todos los niveles del pensamiento lógico”.

La dificultad con la noción de Dios radica en que, por su carácter abstracto, cada religión tiene su propia versión y sus creyentes terminan desarrollando un perfil personal de su propio Creador. (Por supuesto que para cada devoto los dioses de los demás credos son falsos). De igual forma, los ateos tienen una idea exacta del dios que rechazan pues, al igual que para creer, para renegar de algo también tenemos primero que imaginárnoslo.    

No debería haber tanta confusión. Los diccionarios generalmente tienen una sola acepción del Todopoderoso: “Ser supremo considerado hacedor del universo”. Cuando una religión se propaga o se impone en otras sociedades, cambia la cultura del sitio donde llega y, en el proceso, los recién convertidos también ajustan la religión a sus costumbres. Por eso hay tantas versiones de cristianismo, islamismo e hinduismo.

Los cristianos y los musulmanes adoran un solo Dios; sus diversas corrientes, sin embargo, tienen diferencias notables tanto en sus profetas sagrados como en sus creencias y rituales. Los hinduistas son chéveres y pueden ser monoteístas, politeístas, ateos o agnósticos; lo que aglutina al hinduismo es el principio de la unidad de todo lo existente. ¿Podría ser este principio un equivalente de Dios? La líder espiritual hinduista Mata Amritanandamayi Devi dice que “Dios es la consciencia pura que habita en todas las cosas”.

No hay pues acuerdo posible sobre la divinidad. Para el arquitecto Frank Lloyd Wright Dios es “el motivador misterioso de lo que llamamos naturaleza”; para el novelista Leon Tolstoy, “el infinito total del cual el hombre sabe que es parte”; para el filósofo Baruch Spinoza, “la armonía de todo lo que existe”; para el biólogo Stuart Kauffman, “la incesante creatividad misma del universo”.  No me digan, amigos ateos, que aquí no hay material interesante.

Si vamos a discutir la noción de Dios, pues, como mínimo, tenemos que precisar el tema que se va a debatir. (Los agnósticos, de entrada, decimos “paso”). Las guerras religiosas comienzan por causas absurdas y el Dios de cada cultura es ‘absolutamente verdadero’ solo para ella misma.

Las religiones se originaron tanto por nuestra curiosidad por el remoto comienzo (¿de dónde vinimos y en qué forma arrancó todo esto?) como por nuestro temor al incierto final (¿para dónde nos iremos cuando se nos apague el motor?).

Según el cosmólogo Alexander Vilenkin, entre muchos otros científicos, antes del big bang que inició el universo dizque no había nada -ni materia ni energía ni espacio ni tiempo-. Con el perdón de los ateos, para mí aceptar tal cosa es un acto supremo de fe. Comentando tan descomunal misterio, el escritor científico norteamericano Steve Nadis sugiere que, aunque el universo sí puede haber resultado de la nada, ¡explíquenmelo, por favor! las leyes de la física ya tenían que estar allí, vigentes en el mismo instante de la gran explosión, para regular esa asombrosa transición de cero a algo. Esas leyes de la física, digo yo, bien podrían ser otra definición de Dios, distinta de todas las anteriores. 

Gustavo Estrada

Autor de ‘Inner Harmony through Mindfulness Meditation

@gustrada1